sábado , mayo 30 2020
Home / Columna de Opinion / Opinión – Una Ruda muy Maja – Diosa Atenea -Zuzu vs Atenea

Opinión – Una Ruda muy Maja – Diosa Atenea -Zuzu vs Atenea

Una Ruda muy Maja

Diosa Atenea

Zuzu vs Atenea

 

Amigos siempre será un gusto saludarlos, aunque sea a través de estas letras y me alegra saber que puedan conocer un poco más de su servidora.

Saludos a mi amigo Arturo Cruz director general de Función Estelar, y a todo el equipo de colegas especialistas que nutren con sus letras y voz este medio de información digital

Hace unos días se me ocurrió volver a sacar esa maleta donde guardo gran parte de mis cosas relacionadas con la lucha libre, esas cositas que para mí tienen un valor sentimental como no tienen idea.

Pero entre tantas cosas salto a mi vista una bolsita de tela, para decir verdad no recordaba que era y para no quedarme con la duda la abrí y cuál fue mi sorpresa que estaba la máscara de Zuzu Divine una de mis compañeras y rivales en su momento.

Me causó algo de sentimiento el verla porque he de reconocer algunas cosas; una de ellas, es que ella (Zuzu) a mi parecer y siempre se lo he dicho es muy buena, el otro fue recordar ese momento en el que después de varios enfrentamientos llegó el día que teníamos que culminar con esas diferencias arriba del ring.

Recuerdo que ese día (el día del cuadrangular de máscaras) salí de mi casa con mi maleta rumbo a Pachuca, durante todo el camino en mi cabeza solo se repetían los consejos que mi profesor me había dado y las palabras que mi hijo me había dicho, no sé, por qué, pero el camino se me hizo super largo.

Al llegar a la arena salude a las personas que ya estaban ahí y hasta ese momento no me sentía nerviosa aunque sabía que no era una lucha cualquiera ya que estaba de promedio mi máscara, poco a poco fueron llegando los demás compañeros que están programados, entre ellos mis rivales de esa noche, debo decir que en el vestidor  (solo dónde estábamos nosotras) ya se empezaba a sentir un poco de tensión aunque la cordialidad estaba presente por que como profesionales sabemos que en ese momento todo se decidiría en el cuadrilátero y que al final de cuentas todas estábamos en igualdad de posibilidades de ganar.

Yo solo escuchada el bullicio de la gente en la arena y poco a poco los nervios empezaron a invadirme, trate de ocultarlos para que no se dieran cuenta las rivales, ya estábamos a minutos de salir y mis manos me temblaban y tenía esa mezcla de adrenalina, nerviosos, miedo, confianza y no sé qué más.

Tanto era la mezcla de sensaciones que recuerdo que lo único que pasaba por mí mente era la frase “yo puedo y mi máscara se queda conmigo”  cuando me vi saliendo por el pasillo rumbo al ring mis nervios fueron disminuyendo y lo único que quería hacer era defenderme y defender mi máscara, conforme paso la lucha el cansancio empezó a invadirme y cuando me di cuenta Zuzu y yo quedamos frente a frente en mano a mano.

No me quedaba más que sacar fuerzas y los castigos más fuertes que tenía ya en ese momento, aunque sabía que Zuzu tenía las mismas ganas de salir victoriosa esa noche ya que estaba “en su casa”, llegó un momento donde me descuide y me azotó cerca del esquinero y se lanzó con un “espaldazo” desde el tercer esquinero, yo solo sentí un tremendo golpe en el pecho y muy cerca de mi oído el “1,2,nada, nada”, la verdad no sé cómo logré hacerlo seguía viva en esta batalla, sabía que aún tenía un castigo muy fuerte y sólo debía esperar el momento correcto para poder ejecutarlo.

Creo que pasaron unos minutos más (aunque parecía eternidad) cuando pude encontrar ese instante y poder hacer la “Cerebrina Driver” (llave-castigo invención del mi profesor Doctor Cerebro) en ese momento cerré los ojos y sentí como mi corazón latía y a lo lejos el conteo del réfere llegando a tres, no podía creer lo que había hecho en ese momento, ganarle a una rival como ella y frente a su gente.

 

Cuando las dos pudimos recuperar un poco el aliento, llegó ese momento donde tenía que entregarme su tesoro, esa máscara que defendió con tanta garra, después de decir unas palabras al público se acercó a mí, se despojó de su máscara y la puso en mis manos, no se cómo explicar o expresar eso que sentí en ese preciso momento, lo único que hice fue abrazarla y agradecerle por ser una gran rival.

 

En el vestidor nos acercamos y nuevamente como las profesionales nos dimos la mano, la verdad no recuerdo las palabras que nos dijimos, ella salió del vestidor después de haberse cambiado y no la vi hasta unas semanas después. Mientras yo regrese a casa súper cansada, pero a la vez contenta por haber conservado mi máscara.

 

Muchos se preguntan ¿pero por qué se llevan bien, si se enfrentaron máscara contra máscara?  A lo que he respondido “Ante todo, abajo del ring hay respeto de ambas partes, pero sobre todo sabemos ser perfectamente profesionales”.

 

Sólo los que nos subimos a un ring sabemos lo que sentimos y son esas cosas que no podemos explicarles, pero contándoles nuestras experiencias esperemos se den un poquito de idea de lo que vivimos en cada lucha.

 

Muchas gracias por tomarse el tiempo de leerme amigos, espero que ya sea pronto vernos y poder saludarnos, por lo mientras reciban un abrazo a la distancia.

 

#UnaRudaMuyMaja

 

Te recomendamos

DTU prepara detalles para su regreso, en trascendental función

DTU prepara detalles para su regreso, en trascendental función Trabajará en campo abierto la función …