sábado , mayo 30 2020
Home / Noticias / Misionero del Diablo, aprendiendo en el camino

Misionero del Diablo, aprendiendo en el camino

Misionero del Diablo, aprendiendo en el camino

Concentra sus esfuerzos para mejorar en el ring

Arturo Cruz Flores – Texto y galería fotográfica

El luchador hidalguense de joven trayectoria se prepara con ahínco, en los cuadriláteros, para desarrollar una técnica más depurada, para alcanzar objetivos marcados en su plan de trabajo, y darle un buen espectáculo al público, para que sienta que desquita en totalidad su boleto cuando vayan a ver a Misionero del Diablo.

 

A dos años de su debut, el gladiador ha tenido que vivir en carne propia fuertes experiencias, en las que ha tenido que aprender de ellas, para procurar no cometer los mismos errores, y estar preparado para cualquier situación que se pueda presentar en su camino, su futuro luchístico es un sueño por mejorar a cada instante con trabajo y disciplina.

 

Como la mayoría de los infantes, el gladiador llegó a las funciones de lucha libre desde los 4 años de edad, que entonces en esa tierna infancia, era llevado por su papá y abuelo, a quienes ve responsables, como la fuerte influencia de que la lucha libre mexicana se hiciera parte fundamental de su vida.

 

El gladiador en búsqueda de conocimiento luchístico se acercó al Deportivo Siglo XXI, en Mineral de la Reforma, de eso ya tiene como 8 años, lugar que era coordinado por Ray Pérez, luchador ya veterano de esta región, ahí fue cuando estuvo en entrenamiento básico, con las primeras rodadas que hiciera sobre colchonetas.

 

Aun solo contempló estar algunos meses debido a sus compromisos de escuela, y debía seguir estos de manera principal.

 

 

Para su fortuna tuvo la oportunidad de regresar a los entrenamientos, cuando llega a las instalaciones de la Arena Olímpica, ahí donde recibió instrucción con Gemelo Diablo y Charro de Jalisco Jr.

 

Fue entonces que recibe su primera oportunidad en una función con público, en el Día del Niño del 30 de abril del 2018.

 

“Siempre es importante la familia, los que tenemos suerte, nos apoyan y hasta van a vernos luchar, en mi caso ha sido así mi papá es quien esta conmigo, me ayuda con las fotos, con los videos, agradezco que siempre esta al pendiente de que yo me ubique donde estoy y hacia donde quiero ir”, comenta el luchador hidalguense con esa relación armoniosa que tiene con su padre.

 

“Este deporte de alto impacto es complicado y riesgoso para todos, pero nos mueve algo en común que es la pasión que nos hace realizar cosas que pensamos nunca hacer, como si tienes miedo a las alturas, debes dominarlo, para que te salga un lance, o un vuelo” menciona Misionero del Diablo.

 

Su nombre fue creado por el y su familia, se buscaron varias opciones, hasta que surgió ese, y decidió tomarlo para su nombre de batalla.

 

Los colores negro y dorado fueron usados para el aspecto creativo de su máscara que fue inspirada en un personaje de la empresa Marvel Comics, y llegó esa proyección a través del gladiador hidalguense.

 

“Quiero llegar hasta donde pueda, mostrar que tengo capacidades, y puedo concretar mis sueños verlos hechos una realidad”.

 

Señaló el deportista.

 

En estos dos años, Misionero del Diablo, ha estado programado en funciones de empresas como Promotora Hidalguense de Lucha Libre, El Gym del Valle, C.L.L.T., C.W.F. donde participó en un compromiso de campeonato cuando esta empresa fundó el Campeonato Juvenil C.W.F., en Tizayuca, él quedó como finalista ante Mini Nigma, quien fuera el ganador del cetro al final de la reyerta.

 

 

 

Te recomendamos

DTU prepara detalles para su regreso, en trascendental función

DTU prepara detalles para su regreso, en trascendental función Trabajará en campo abierto la función …