viernes , octubre 23 2020
Home / Columna de Opinion / Lokillo – ¡Firmes y Dignos! – Columna de Opinión

Lokillo – ¡Firmes y Dignos! – Columna de Opinión

¡Firmes y Dignos!

Lokillo

Lesiones

¡Que tal! Me place mucho estar aquí de nuevo, empezando como siempre saludando al Sr. Arturo Cruz, director general de Función Estelar, a todo el equipo de colaboradores que comparten conmigo este espacio y a todos ustedes que se toman el tiempo para leernos.

Lokillo es mi nombre y mi espada y pluma están a su servicio.

Hoy quiero tocar el tema de las lesiones.

Es bien sabido que en cualquier deporte, los atletas se lastiman frecuentemente debido a la actividad física que realizan, dependiendo del tipo de disciplina, es la frecuencia y el área del cuerpo que tiene mas desgaste.

Por ejemplo un tenista sufre mucho desgaste de los codos, un corredor los tobillos, un futbolista también al igual que las rodillas.

Los que hacemos deportes de contacto no tenemos un área especifica de lesión mas frecuente, sino que prácticamente todo el cuerpo esta expuesto por igual a lastimarse.

Es común en peleadores, luchadores, artemarcialistas, etc. las lesiones de codos, rodillas, cuello, hombros, en fin.

Todos hemos escuchado esa pregunta tan risible de “¿y si se pegan de a devis?”

Pareciera que es mas creíble un clavado en algún partido de fútbol que una tapatía o unas patadas voladoras. La lucha libre tiene su parte de espectáculo, claro; pero los golpes son reales.

Las llaves, todas ellas están creadas para luxar huesos, causar desgarres, esguinces, incluso fracturas. Solo que las utilizamos para castigar al contrario solamente. Los machetazos al pecho abren la carne, hacen sangrar el pecho y uno bien dado hasta el aire te saca.

Eso sin contar los riesgos al corazón interrumpiendo el ritmo cardíaco por milésimas de segundo.

Las cachetadas (ya que en la lucha libre esta prohibido golpear con el puño) también son reales, he visto como compañeros se han reventado los tímpanos por dar cachetadas muy arriba, personalmente me enoja más una cachetada que un puñetazo pero en este tipo de deportes de contacto es muy necesario mantener la cabeza fría y no dejarse llevar por los golpes perdiendo el profesionalismo, que aunque ha pasado en muchas ocasiones que los contendientes se “calientan” o alguno castiga con mala intención, no deja de ser una competencia meramente deportiva, pues todos somos compañeros.

La preparación constante es piedra angular en la carrera de un luchador profesional. No por que uno tenga trabajo varias veces a la semana significa que ya no deba entrenar o ir al gimnasio, debe mantener la condición física y la resistencia en un nivel muy arriba de las personas promedio, te conviertes en un atleta de alto rendimiento. Eso es lo que te hace ser profesional, por que muchas personas piensan que los profesionales son únicamente los que aparecen en televisión.

Por otra parte, puedes estar muy preparado, mantener tu ritmo de entrenamiento semanal constante y lastimarte.

Un solo descuido, una mala caída y hasta un cuerpo cansado por la carga de trabajo excesiva pueden ser factores que influyan mucho en las lesiones de distintos grados.

Hay muchos luchadores que tienen una agenda de trabajo muy cargada, llegan a luchar diario y hasta 3 o 4 veces los fines de semana por día, también hay otros (me incluyo) que trabajamos en algo distinto y lo mezclamos con la lucha por el gusto y  como ingreso extra para los fines de semana principalmente, y el cuerpo no siempre está en condiciones de aguantar el trabajo diario y en algún momento debe flaquear, es necesario también aprender a escucharlo ya que es nuestra herramienta de trabajo y debemos cuidarlo y darle descanso y mantenimiento.

Los masajes, las revisiones cada cierto tiempo y los chequeos médicos son algo que se debe hacer constantemente y no solo cuando ya sucedió alguna lastimadura. Lamentablemente tenemos algunos la mala costumbre de ir al médico o al fisioterapeuta hasta que pasó algo, después de malas experiencias algunos aprenden y ya lo hacen seguido, algunos otros no; pero todos empezamos yendo por que algo malo pasó.

La costumbre de personas que siempre han estado activas hace que ignoren el dolor o las señales que el cuerpo manda diciendo “oye bájale tantito que te estas excediendo” o “aquí hay algo turbio, ve a revisarte”.

Otras veces la necesidad de generar, es lo que hace que no se le haga caso a las lesiones leves hasta que ya son graves. La recuperación por otra parte es mucho mas rápida para un atleta que para las personas sedentarias. La memoria muscular se encarga de empezar a regenerar el desgaste automáticamente aunque esto no significa que te vas a aliviar solo. Al contrario, te hace mas resistente al dolor, da tiempo para que vayas con el especialista y acelera la recuperación basándose en las indicaciones médicas.

En mi carrera he tenido varias lesiones siendo la ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda la mas grave, que terminó en cirugía de reconstrucción obligatoria y me ha tenido fuera de circulación por casi 2 años.

Me he luxado el codo izquierdo, fisurado las costillas, he tenido esguinces de primero, segundo y tercer grado en tobillos, se me ha salido el hombro izquierdo en 2 ocasiones, el bloqueo del nervio ciático me hizo salir encorvado y arrastrando los pies de la arena San Juan después de una función y años después el mismo me dejó sin poder levantarme a medio entrenamiento en el Gym Hercules, varias contracturas en lumbares y cervicales que me han dejado torcido el cuello y espalda, mi nariz se ha fracturado 3 veces y tuve inflamación cerebral cuando me noquearon en plena lucha en la Arena Afición en Pachuca.

No recuerdo nada desde que me cayeron en la cara esa vez (mi cuerpo se levantó y siguió luchando torpemente a tropezones por inercia) hasta que estaba en vestidores quitándome las muñequeras volví en mí, a medias por que no coordinaba muy bien. Y algunas lesiones menores que escapan de mi memoria en este momento.

Compañeros y amigos lectores, atiéndanse a tiempo y escuchen su cuerpo. Denle mantenimiento frecuente para reducir la posibilidad de lesionarse.

Muchas gracias por su tiempo, nos leemos la próxima.

Que los Dioses estén con ustedes y no olviden mantenerse ¡Firmes y Dignos!

Te invitamos a leer otra de las columnas de Lokillo

Dale click al enlace de abajo

¡Firmes y Dignos! Columna de Opinión – Lokillo

Te recomendamos

La Aljaba – Santy Hernández – Columna de opinión

La Aljaba de Santy Hernández Querida persona que nos puso el pie: La verdad nunca …