viernes , septiembre 18 2020
Home / Noticias / La Aljaba – Santy Hernández – Columna de Opinión

La Aljaba – Santy Hernández – Columna de Opinión

La aljaba

Santy Hernández.

Recordando a Centinela

Que tal querido lector! Santy Hernández de vuelta con su aljaba y con una historia nueva que contarle!

Verá hace 2 años aproximadamente tuvo lugar una de las rivalidades más fuertes de toda mi carrera luchística. Centinela vs Santy Hernández.

Después de un largo tiempo de trabajar en promotoras independientes como lo son Arena Rivera en Apan, Sahagún y parte de Tlaxcala (Sí si existe no sean gachos con mis compas de allá) ,también en Veracruz con la arena indestructible, los exiliados no podíamos estar mejor! Éramos la mejor facción del área independiente de aquellos lares, al lugar a donde fuéramos destrozábamos, cobrábamos y nos largábamos.

Después de una temporada de aproximadamente 3 años decidimos reaparecer en la ciudad de Pachuca con la recién formada liga de lucha libre clásica.

Obviamente ingresamos a la Liga como compañeros de equipo, pero hubo ocasiones en las que el no se presentó y tuve que volverme un luchador en solitario.

Aquí está el meollo del asunto, yo como exiliado siempre fui rudo y es que la naturaleza de los exiliados era la de rebeldes sin causa, la de tipos que imponían su voluntad y que no se conformaban con las reglas impuestas pero por alguna razón el público de la liga comenzó a apoyarme como a un técnico y por mas que me opuse termine por unirme al bando técnico.

Al tener esta reacción de la gente yo platiqué con mi profesor de toda la vida Títere quien con toda su sabiduría me dijo que la gente es quien decide el bando en el que vas a estar y por mas que quieras ellos son los que deciden. Creo que me adapté fácilmente al estilo pero a mi carnal Centinela no le pareció el cambio además que dentro de sus ausencias había faltado a algunas fechas por las cuales discutimos y tuvimos problemas muy muy graves.

La liga de lucha clásica aplico el sabio y clásico para que discutir si pueden darse en la madre, entonces nos pusieron en contra en una lucha de parejas.

Vaya sorpresa que me dio el hecho de que Centinela no se contuvo en lo absoluto y fue directamente a patearme el trasero sin piedad alguna. La confrontación se inclinó hacia su lado y con los ánimos calientes pidió el mano a mano en mi contra.

El siguiente domingo yo seguía con la actitud pacifista… gran error Centinela muy molesto volvió a patearme el trasero sin ninguna consideración y volvió a derrotarme, y ahora era yo quien pedía una revancha y que no iba a tocarse el corazón para nuestro siguiente encuentro.

Un domingo mas transcurría y nuestra lucha era una lucha sin descalificación en la cual mi sangre corrió y bastante. En medio de la lucha Centinela decidió escupir directamente a mi cara así que opté por patearlo tan fuerte en las bolas como me fuera posible. La adrenalina de los combates suele ofrecer perspectivas nuevas… dicho de otra manera la adrenalina te hace hacer cosas estúpidas y la cosa estúpida que hice fue pedir un encuentro de máscara contra cabellera para el siguiente domingo.

Es muy difícil enfrentarte a alguien que te conoce y a alguien que conoces porque absolutamente todos los movimientos que crucen por tu mente y mas que un combate este fue un encuentro de ajedrez y quien cometiera el primer error sería el que perdiera.

Afortunadamente no cometí ninguno y pude agregar la mascara de Centinela a mi vitrina. Combatir con Mario fue de las experiencias mas chidas de toda mi vida, muchos de los movimientos que hago ahora surgieron de trabajar con el y a pesar de que tuvimos nuestras diferencias me enorgullezco mucho de que al final de su vida no tuvimos mas diferencias y seguimos trabajando como 2 amigos… porque pues bueno ¿a veces los amigos se rompen la madre entre ellos no?

Gracias por leer que le vaya bonito y recuerde que un gran poder conlleva una gran responsabilidad (no tiene nada que ver con la lectura pero que buena frase es esa ¿no?).

Te recomendamos

La Aljaba – Santy Hernández – Columna de opinión

La Aljaba de Santy Hernández Querida persona que nos puso el pie: La verdad nunca …