jueves , agosto 13 2020
Home / Columna de Opinion / ¡Firmes y DIgnos! – Columna de Opinión- Lokillo

¡Firmes y DIgnos! – Columna de Opinión- Lokillo

Que tal, es un gran gusto escribir para todos ustedes de nuevo y saludarlos.

Comenzando como cada columna con mi amigo el Sr. Arturo Cruz, director general dd Función Estelar y el gran equipo de colaboradores que comparten conmigo este espacio.

Lokillo es mi nombre y mi espada y mi pluma están a su servicio.

La lucha libre ha evolucionado muchas veces a través de los años.

Se va reinventado de acuerdo a las épocas en que se vive. Colores, estilos, personajes, nombres, lugares, etc.

 Así tiene que ser, de lo contrario caerá en lo aburrido. Se volverá algo tan rutinario que la afición perderá el interés de ver siempre lo mismo.

Sin embargo algunas evoluciones no son del agrado de muchas personas. El publico aficionado es tan variado en gustos que es imposible complacer a todos por igual; pero veamos algunos ejemplos de esos cambios que se han dado en la lucha libre.

La vestimenta en algún punto de la historia pasó de ser calzoncillo y botas, a las mallas tejidas con el calzoncillo por fuera y mascara, algunos siguieron usando lo anterior mencionado, sin embargo esa evolución en la imagen del luchador fue innovadora en la historia.

Black Shadow marcó un antes y un después en la lucha con movimientos aéreos para ese entonces. Sus movimientos tan poco comunes para la lucha que se practicaba en aquellos años, su manera de resortear y su flexibilidad, lo hicieron acreedor del mote “el hombre de goma”.

La tercia de “Los Fantásticos” estaba conformada por artemarcialistas en donde Kato Kung Lee sorprendió a toda una generación con sus asombrosos juegos de cuerdas.

La lucha aérea era la sensación en donde cada vez más luchadores hacían gala de movimientos mas osados en cuanto a riesgo aéreo y eso ha seguido evolucionado hasta nuestros días al grado de ver luchas en donde hay mortales hacia atrás desde segundos pisos, planchas desde gradas y tornillos desde lo alto de las jaulas.

Latin Lover fue el pionero en presentarse bailando e interactuando con el publico femenino en su presentación ante la euforia de las damas que asistían a las funciones.

Todo esto es evolución de acuerdo a la época, se tiene que complementar lo clásico con las nuevas exigencias del público consumidor, que cada cierto tiempo exigen cambios a sus pasatiempos. Es un movimiento constante y eterno que debe seguir así, en renovación, sin detenerse. Se debe de actualizar con el avance del tiempo para llegar a las nuevas generaciones que, como se dice “vienen con un chip nuevo” y sus aficiones y gustos son diferentes a los que uno tiene.

Sin embargo la lucha clásica se ha mantenido vigente y por ello, en el gusto de muchísima gente (me incluyo).

La esencia de la lucha libre ha sobrevivido por décadas gracias a los que la seguimos practicando, sabemos que los movimientos aereos y la parte espectacular es complemento necesario para la lucha de la época en que vivimos, sin dejar de lado las llaves y los encuentros 100% técnicos en donde se muestra la verdadera preparación de un luchador profesional.

Actualmente hay muchas personas que disgustan de los nuevos estilos (principalmente los que vivieron y disfrutaron los encuentros en el extinto Toreo de 4 caminos) y los defensores de éstos, disfrutan llamándoles “viudas” a manera de insulto-burla, aludiendo a que el Toreo ya no existe y se quedaron casados en esa época en donde la lucha era tanto clásica como recia. Sus argumentos son que la lucha va evolucionando y no se debe de quedar uno en el pasado y tienen razón en eso. Como se dice comúnmente: renovarse o morir.

Irónicamente estos aficionados nuevos que llaman viudas a los veteranos se verán golpeados por sus mismos argumentos en un futuro.

Así como en todos los demás temas. Música, cine, productos, comedia, servicios, literatura, y un largo largo etc. los defensores de las nuevas tendencias se convertirán en las “viudas” del futuro argumentando que su época fue la mejor y que las nuevas generaciones no hacen mas que desprestigiar lo que era bueno.

La historia ha demostrado que esas transformaciones de jueces a juzgados son inevitables. Ser tolerante es un valor moral que se está perdiendo así como muchos de otros valores como el respeto.

Hagamos práctica de ello y promovámoslo.

Muchas gracias por leer, no olviden seguir Función Estelar y compartir, nos ayudan mucho haciéndonos llegar a más personas.

Nos leemos en la próxima columna.

Que los Dioses estén con ustedes y no olviden mantenerse ¡Firmes y Dignos!

Te recomendamos

La Aljaba – Santy Hernández – Columna de opinión

La Aljaba de Santy Hernández Querida persona que nos puso el pie: La verdad nunca …