jueves , agosto 13 2020
Home / Columna de Opinion / Ray Castillo Jr. -Columna de Opinión invitada -Arriba del Encordado

Ray Castillo Jr. -Columna de Opinión invitada -Arriba del Encordado

Reciban un cordial saludo de su servidor Santiago Jesús Castillo Moreno, o Ray Castillo jr. Como gusten llamarme.
Pues aquí me tienen compartiendo algunas líneas de este bendito deporte la lucha libre.
El atrevimiento para escribir sobre el deporte de los costalazos es por varias razones, la más importante es que como lo dicen muchos en este deporte jamás se deja de aprender.
Con un poco más de 40 años de ver lucha libre, 9 como referee, con esa cosquillas que nació el empezar a escribir junto con el afortunado momento del contacto con javier hidalgo y con la gran oportunidad que en su momento me dio Jesús Moreno (Q.P.D) en el diario Uno Mas Uno donde durante todo un año semana a semana se publicaron columnas de el arte del Pancracio, me falta mucho por aprender.
Después de tomar un descanso, estamos de regreso en este sueño hecho realidad llamado ”Entre cuerdas” para que por medio de algunas líneas puedan conocer o recordar a los estetas que hicieron historia narrados desde mi particular punto de vista esperando que sea de su agrado.
Existen dentro de la lucha libre algunos personajes que sin tener alguna trayectoria larga, la gente los sigue recordando a través de los años.

“El Rostro”
Es uno de estos estetas.

Tal vez algunos aficionados de la vieja guardia lo puedan recordar pues si bien es cierto que de un momento a otro así como surgió en los encordados desapareció, contó con mucha publicidad de las revistas que lo catapultaron a ser uno de los favoritos pese a su efímera carrera colocándolo como una leyenda.
A finales de la década de los 60s, el sueño de varios jóvenes que asistían a los gimnasios era el ser luchadores, uno en particular nacido en San luis Potosí de nombre Jaime Urra Medina no se conformaría en ser ganador de varios concursos de fisicoculturismo pues le llamaba mucho la atención la maroma y se veía arriba del cuadrilátero como un gladiador pero no de aquellos del montón si no uno popular, luchadores como la leyenda de plata El Santo, el famoso manotas Blue Demon, o mister personalidad Mil Mascaras eran ejemplo de su meta.
El camino no iba a ser nada fácil, pues como la mayoría de los luchadores su familia era el primer obstáculo por varios puntos pero con una característica fuera de lo normal, ya que pertenecía a una familia de gran poder económico y alto nombre, donde su medio ambiente eran los negocios y la abogacía, nada que ver con la barriada y la miseria.
Para darnos una idea del nivel de estatus que tenía la joven promesa de la lucha libre, déjenme comentar que dentro de los negocios familiares Jaime el futuro Rostro era concesionario y gerente general del restaurante gaidelton el cual se encontraba dentro del famoso hipódromo de las Américas.
Tal vez hubiera sido más fácil hacer caso a la familia y dejar los sueños a un lado , pero esa cosquillas de estar arriba de un ring mientras el público se vuelve loco y te aplaude es otra cosa que jamás se comprara con dinero.
Jaime necesitaba ocultar su identidad bajo una máscara para pasar inadvertido y así también poder crear un personaje diferente a como era el en la vida diaria, encontró a dos cómplices que fueron al final muy importantes en su carrera, el primero el famoso Diablo Velasco quien empezó a enseñar los secretos de la lucha libre a Jaime y el segundo don Valente Pérez dueño de la prestigiada revista lucha libre, aquel que también pusiera el nombre al afamado Mil Mascaras.
Estos dos últimos harían una amistad con Jaime Urra y le propusieron que de acuerdo a su impresionante físico no utilizara Mascara lógicamente no acepto por lo expuesto anteriormente, si bien Valente Pérez no fue quien puso el nombre de él rostro a Jaime Urra si aportó algunos detalles para el atuendo y lo mejor, le daría muchísima publicidad en la revista que dirigía.
Creo una historia de que venía de otro país que había recorrido casi todas las arenas del mundo, algunos datos increíblemente fuera de la realidad y contexto poniendo punto final con algo real dentro de la fantasía decía que era una persona muy importante dentro de la política y alcurnia que tapaba su identidad por obvias razones y junto con fotos espectaculares se empezó a crear mucha curiosidad y fama no solamente entre los aficionados si no hasta de otros medios especializados como el que también dirigía Héctor Valero, Leopoldo Meras y Mario Payán que desde su trinchera sin conocerlo y sin querer ya hablaban de él sin aún debutar .
Los invitamos a ver esta producción audiovisual realizada por nuestros hermanos  Entre Cuerdas

Te recomendamos

La Aljaba – Santy Hernández – Columna de opinión

La Aljaba de Santy Hernández Querida persona que nos puso el pie: La verdad nunca …