lunes , julio 13 2020
Home / Columna de Opinion / Bitácoras de 2 máscaras – Guerrera Isis & Chef Maravilla – columna de opinión

Bitácoras de 2 máscaras – Guerrera Isis & Chef Maravilla – columna de opinión

Bitácoras de 2 máscaras

¿Ser luchador?

By Guerrera Isis – Chef Maravilla

Créditos fotos

Mister Danno – López cesar foto –

Diseño: Función Estelar

 

¿Ser luchador?

Guerrera Iisis y Chef Maraviila saludamos a todos ustedes apreciables lectores, también a nuestro amigo Arturo Cruz director general de Función Estelar, estaremos compartiendo, las vivencias que hemos tenido dentro de este mundo increíble que es la lucha, cada semana no se separen de nuestra columna.

A manera de presentación Chef Maravilla y yo, compartimos en un mismo espacio, que, esperamos les agrada y nos lean y comenten, cuando compartamos la columna en nuestras redes sociales, gracias por leer y estar.

Hace unos días me preguntaba cómo surge la idea de ser alguien de tener una profesión es muy difuso tener un punto concreto me queda claro que nadie nace sabiendo lo que será en su futuro.

Y de repente me encuentro en una profesión que jamás pensé;

La lucha libre.

Yo no crecí entre luchadores, ni de familia, ni de amigos, ni siquiera conocidos, sólo sé que alguna vez fui, y vi este deporte que ahora se ha convertido en mi vida A veces me preguntan, ¿si se nace luchador o se hace? y creo que el luchador se hace día a día.

Algunos dirán, ¿pero los que lo traen de herencia?, y les contestaré lo mismo: “el luchador se hace por las circunstancias por el amor a este deporte por los momentos que vive, por la perseverancia, la ética y muchos otros factores”.

Debo recalcar que todos nacemos con cualidades y habilidades que nos hacen más aptos para algunas cosas y ahí es donde entra esta herencia del luchador.

El hijo de, vive esto cada día y no es una regla que tenga que seguir los pasos de su familia, pero de una manera o de otra se va empapando de ello, con esto no digo q sea fácil él tiene una doble responsabilidad al desempeñar ese papel del cual todos esperan mucho.

Mientras los que buscamos un lugar dentro de este ambiente, se nos va complicando el camino desde que tomamos la decisión de ser luchador, entrenar, el punto es que nos enamoramos a primera vista. Y por consecuencia aguantamos la carga, para llegar al objetivo.

Aquí hay 2 circunstancias importantes una la que te lleva desde niño a querer conquistar un sueño y otra la q llega como oportunidad.

Y ahí es donde entramos nosotros los independientes un hombre y una mujer que se encuentran con un objetivo en común, en un camino que parece distinto pero que está plagado de similitudes.

Por un lado, una niña de aproximadamente 5 años que pasó su infancia rodeada en su mayoría de hombres, siendo la menor entre ellos buscando encajar en un mundo de raspones y balones puesto que el fútbol era lo que más se veía en casa.

Probablemente un poco consentida por su padre con el cual compartía esos fines de semana en los que los deportes los unían. Lo más cercano a un ring era el box y de repente un poco de lucha.

Quizá el momento más importante entre ellos fue una función en la arena coliseo por un festival de trabajo, pero solo quedó ahí ese gusto de gritar y ver golpes de cerca.

Por otro lado, un pequeño que a su corta edad apenas 5 años, comienza a despertar un gusto por la lucha libre por qué su abuelo en algún momento la veía por televisión los domingos, estos días los pasaban ahí.

Mientras su mamá se dedicaba a las tareas de casa él y su hermano trataban de distraerse, algunas veces quería ver televisión, pero el abuelo decidía, en la mayoría de las ocasiones era muy aburrido.

Siendo el menor de la familia no podía decidir, poco a poco lo fue atrapando la magia y el colorido de las máscaras, los equipos, el bien y el mal. Lo que veía en la pantalla fue tomando forma y dejándose envolver por el lado rudo, ya bien conocido por ser el papel que desempeñaba en los juegos cotidianos.

Desde luego no fue algo que en ese momento ninguno de los dos quisiera hacer en un futuro, definitivamente no era la idea ser luchador.

Esa pequeña tardo un poco con ese reencuentro con la lucha libre, sin embargo, en el camino se topó con una enorme pasión por el deporte, practicándolo desde los 7 años, con la ilusión de ver las olimpiadas y convertirse en uno de esos atletas en un futuro, bueno al menos tenía la oportunidad de soñar.

El compartir su día a día con niños (hombres) le dio la oportunidad de conocer varios deportes, aunque las luchitas no era un juego en el que la dejaran participar porque era niña, aun así se volvió fuerte y un poco peleonera cuando se trataba de defenderse.

Una chica que aparte de ser atlética, se la pasaba estudiando, siempre le gusto ser de las mejores, pero siempre se encontró con esa barrera llamada machismo y por ser pequeñita de repente no la dejaban entrar en ciertos deportes como básquetbol o voleibol, pero al contrario de lo que suponían, ella siempre demostró ser buena pese a todo pronóstico.

Su papá siempre fue cómplice de sus locuras, con él veía la televisión, jugaba y comía muchos dulces, él le enseñaba a defenderse sobre todo con el boxeo, pero siempre había un poco de lucha libre, aunque predominaban las películas y el fútbol.

Mientras que en el centro de la ciudad el pequeño, tuvo su reencuentro con la lucha, pero no con la lucha mexicana más bien con este boom de la WWE en donde personajes como Eddie guerrero marcaron un parteaguas luchistico, ya con 12 años y con tal inspiración nació el sueño.

*Era momento de entrar a un mundo de cosas extraordinarias y de fantasías por el momento siendo simple espectador, pero creció cada vez más ese amor por el deporte de ahí la admiración por figuras como rey misterio, el volador, misterioso, psicosis, Carmelo reyes por mencionar algunos.

*No siempre fue fácil poder verlo ya que a su mamá no le agradaba, tenía que verlo a escondidas, ya con 13 años y viviendo en el centro de la ciudad tuvo la oportunidad de encontrar gimnasios de box y lucha cerca y ahí en la calle de Vizcaínas tuvo su primer encuentro él realizaba pesas, pero no ponía tanta atención por ver a los luchadores-

Que ahí se encontraban.

Su idea era por lo menos entrenar y con ello sentirse parte de ese mundo. Ahí se encontraban súper pinocho y coco rojo, con un poco de miedo, pero llegó el momento de entrenar con ellos. La familia siempre buscó que tuviera una carrera, siempre estuvo en buenas instituciones y él sabía que podía hacer ambas cosas.

Dos infancias como cualquier otra con diversión, y mil objetivos que cumplir a pesar de los obstáculos que se fueran presentando.

Pasado el tiempo, ya en nivel preparatoria y ya pudiendo tomar algunas decisiones, y por diversión asistía a algunas funciones con amigos, ahora si viendo de manera distinta a los que subían a luchar, comenzó esa magia por las máscaras, por los equipos y por las cosas que hacían en el ring que a simple vista parecían tan sencillas.

Un buen día estando en un deportivo, en donde asistió a un torneo de ajedrez escucho que en el gimnasio había una función de lucha y por curiosidad compró un boleto, al entrar y escuchar los gritos y ver todo el escenario quedó flechada, (perros del mal les llamaban).

Ella toda una nena que practicaba ballet clásico, ratón de biblioteca, pensando eso no es para mí, pero ya con la espina clavada. optó por ingresar a las artes marciales mixtas, para aprender a defenderse y o sorpresa había luchadores ahí aun no conocidos por ella, pero hablaban de lucha y le fueron enseñando lo duro que era llegar siquiera a pisar un ring.

Pero obstinada y con la idea siempre de hacer bien las cosas, dejó a un lado el ballet y después de varias lesiones las MMA, se adentró de lleno al mundo de la lucha libre un mundo secreto y haciéndolo a escondidas, entre llanto, moretones, gritos, y uno q otro hueso roto, esa pequeña Isis se convirtió en guerrera, luchando ahora por un deporte que se convirtió en su pasión.

Él un chico estudioso, estando a punto de terminar la prepa, y tratando de hacer las dos cosas a la vez y gracias al destino; la familia se entera de que está en esta profesión y se opone a ello argumentando que es mucho riesgo. Pero era tanta su pasión que incluso influyó en su hermano para practicar juntos, ahora cómplices guardando un secreto.

Y como no todo podía ser bueno hubo que suspender la actividad para terminar los estudios, estudios que han dado igual muchas satisfacciones y que darían nombre al personaje que ahora lleva chef maravilla. Cumplió su primer objetivo y no iba a dejar su sueño y así regresó al cuadrilátero entrenando fuerte, era momento de darle vida al luchador, comenzó como todo novato en luchas pequeñas en ferias, barrios entre otros.

Pero aún estaba esa parte de la familia que pesaba y no quería alejarse de este nuevo mundo y dónde parecía que se cerraban las puertas se abrió una ventana que hacía un acercamiento por medio de la comunicación, nace “sin límite de tiempo” dándole voz al aficionado.

Conociendo ambos lados de la lucha, cosas buenas y malas tratando de ser objetivo desde donde lo vea; como luchador, periodista, analista del deporte, fanático, siempre buscaré enaltecer la lucha libre.

 

 

Te recomendamos

Ray Castillo Jr. -Columna de Opinión invitada -Arriba del Encordado

Reciban un cordial saludo de su servidor Santiago Jesús Castillo Moreno, o Ray Castillo jr. …